Dolor muscular al hacer ejercicio ¿Por qué ocurre?



Luego de una rutina de ejercicios se podría decir que lo más normal es sentir dolor muscular y en algunos casos, claro que lo es, sucede que un día amanecemos motivados para tener un mejor estilo de vida, para incluir en nuestro día a día una rutina de ejercicios y luego el dolor que esto trae consigo no es muy satisfactorio ¿Por qué ocurre esto? ¿Cómo podríamos evitarlo para no sentirnos desmotivados luego?

Causas del dolor muscular

  • La principal causa de este problema es el sedentarismo, es decir, permanecer inactivo durante un largo tiempo y luego empezar rutinas de ejercicios exageradas, lo ideal sería ir poco a poco.

 

  • Cambios de rutinas por unas más exigentes, por mas experto que seas al cambiar de rutina siempre queda una molestia, eso significa que estas exigiendo mas a tus músculos.

 

 

  • Exigir a los músculos mas de lo que estos pueden

 

  • Desgarres microscópicos en las fibras musculares o tejidos que conecten con el musculo.

 

  • Al hacer ejercicio nuestro cuerpo libera sustancias como acido láctico o toxinas que se van acumulando en los músculos, lo que produce dolor

 

  • Estar deshidratados, al encontrarnos en estado de deshidratación no llegara buen oxigeno a los músculos, lo que traerá consigo dolor.

 

¿Cómo evitar este dolor?

Lo cierto de este tema es que no hay píldoras o pociones mágicas para prevenir este dolor y mucho menos algo que lo quite del todo, cada esfuerzo trae consigo una consecuencia pero el dolor no es parte fundamental del ejercicio, así que al sentir dolores alarmantes lo mejor es parar, hay algunas opciones para aliviar el dolor, acá te las mostramos:

 

  • Comer correctamente: Aunque muchas personas dejan de lado los carbohidratos cuando están en una dieta o plan de ejercicios, esto no es lo ideal, ya que el musculo para recuperarse necesita de carbohidratos y proteínas, esto ayudara a que el dolor disminuya o sea menos prolongado

 

  • Mantenerse hidratado: es importante ingerir agua antes, durante y después de la rutina de ejercicios, de no ser así aparecerán calambres.

 

 

  • Recuperación activa: Que sintamos dolor no quiere decir que allí acaba la rutina, por el contrario allí es donde empieza, hay que continuar ejercitándonos de una manera más suave, es decir, rutinas no tan exigentes como caminar por 30 minutos.

 

  • Aplicar masajes: Lo recomendable es masajear la zona afectada para así estimular la buena circulación y aliviar el dolor muscular.

 

  • Ingerir jugo de cereza: esta es una fruta que cuenta con antocianinas y flavonoides que reducen considerablemente los dolores musculares, fomenta la aceleración de la recuperación.

 

  • Alternar las temperaturas: Usar frio y calor para aliviar el dolor y fomentar la recuperación, el primero ayuda con la desinflamación y el segundo ayuda a la buena circulación ¿Cómo se pueden usar ambos?

 

Recomendaciones:

  1. Tomar una ducha fría de un minuto aproximadamente y luego cambiar a agua tibia por al menos 2 minutos.
  2. Usar compresas de hielo por 10 minutos seguidos y tibias por al menos 20 minutos. Al realizar esta opción hay que tener en cuenta que primero se usa el frio y luego el calor, también hay que usar el calor por el doble de tiempo que se uso el frio.

Tu comentario